Mito Contra Realidad

girlSe podría escribir todo un manual sobre los mitos acerca de la violación y las funciones que tienen en nuestra sociedad. Estos mitos afectan tanto a los delincuentes como a las víctimas, ya que todos los creemos de una forma u otra.

Para terminar la violencia de la agresión sexual, todos nosotros debemos entender qué es lo que creemos cierto sobre la violación. Debajo están algunos de los mitos más populares que todavía existen no solo en ciertas personas sino en la sociedad.

Mito: la mayoría de las victimas de agresión sexual lo “estaban pidiendo”, (es decir la agresión de alguna forma fue provocada por la víctima).
Realidad: El decir que alguien quiere ser violada(o) es lo mismo que decir que las personas quieren ser atacadas o robadas. De hecho al menos el 60-70% de las violaciones son planeadas con anterioridad parcial o totalmente y la víctima por lo regular es amenazada con matarla o herirla corporalmente si se resiste. La responsabilidad de la violación siempre esta en el delincuente no en la víctima.

Mito: La mayoría de las mujeres son violadas por desconocidos
Realidad: De acuerdo a violaciones en los Estados Unidos: Un reporte a la nación, solo el 22% de las víctimas de violación fueron agredidas por alguien que nunca había visto antes o que no conocían bien. El desglose de perpetradores conocidos en este estudio fue: 9% por maridos o ex maridos, 10% por novios o ex novios, 11% por sus padres o padrastros 16% por otros parientes y 29% por otros no parientes como amigos o vecinos. Ademas, los violadores incluyen doctores, abogados, terapeutas, miembros del clero, oficiales de policía, y otras figuras de autoridad. Debido a sus posiciones sociales y financieras, a estos hombres rara vez se les juzga por sus actos de violencia y rara vez se hacen públicos.

Mito: La mayoría de las victimas tienen varias serias lesiones físicas.
Realidad: Más de dos tercios (70%) de las víctimas de violación no reportaron lesiones físicas y solo el 4% tuvo serias lesiones físicas, con 24% de mostrando pequeñas lesiones físicas. Sin embargo es importante tomar en cuenta que muchas víctimas que no presentan lesiones físicas graves temían ser seriamente lastimadas o asesinadas durante la violación. Casi la mitad de todas las victimas de violación (49%) describieron haber tenido miedo de lesiones serias o muerte durante la violación. (Aquí es importante tomar en cuenta que solo por que una víctima no parezca lastimada físicamente sigue siendo la víctima de un crimen violento.)

Mito: Un corolario al mito anterior, es que las mujeres que se rinden durante la agresión sexual no han sido violadas por la fuerza.
Realidad: De nuevo las víctimas por lo regular se rinden sin luchar por miedo de ser lastimadas físicamente o de que el delincuente este armado con un arma letal. Muchas veces la víctima es incapaz de dar su permiso o de resistirse, como cuando esta inconsciente, dormida, drogada o tomada, es un infante o tiene alguna discapacidad física o mental.

Mito: Los violadores son hombres sexualmente frustrados, llevados por el deseo y la pasión.
Realidad: Muchas violaciones no son actos impulsivos sino eventos planeados. En un estudio llevado a cabo en 1971 Menachem Amir encontró que el 71% de las violaciones son premeditadas. Amir también encontró que el 60% de los delincuentes estaban casados y tenían relaciones sexuales consensuales cuando atacaron a las otras mujeres. El mito de que el violador es motivado por un deseo sexual incontrolable y que este tipo de comportamiento es naturalmente masculino solo sirve para disculpar a los violadores y echarle la culpa a la víctima.

Mito: La mayoría de las agresiones envuelven a hombres negros violando a mujeres blancas.
Realidad: El estudio de Amir citado con anterioridad encontró que en el 93% de los asaltos el violador y la víctima por lo regular son de la misma raza. En 3.3% de los casos hombres negros violaron a mujeres blancas, y en el 3.4% de los casos hombres blancos violaron mujeres negras. Es cómodo para la mayoría de los hombres y mujeres blancos el creer que un atacante potencial es un hombre de raza negra. Es más difícil enfrentar la realidad – que la mayoría de los atacantes son dela misma raza y muchos son profesionales respetados por la comunidad.

This content is also available in: Inglés