Mito versus realidad

girlSe podría escribir un libro entero sobre los mitos acerca de la violación y como se manifiestan en nuestra sociedad. Estos mitos se tratan de l@s víctimas y los perpetradores.

Para eliminar la violencia del asalto sexual, debemos entender qué es lo que creemos sobre la violación. Aquí están unos de los mitos más populares que se cree, no solo individualmente, pero como sociedad.

Los mitos

Mito: La mayoría de las victimas del asalto sexual “lo estaban pidiendo”, (es decir, el asalto de una forma u otra fue provocada por la víctima. Ve Culpar a l@s víctimas). Si te vistes de una cierta manera, bebes en exceso, vas muy tarde a la casa de alguien, o coqueteas demasiado… entonces, ¿qué esperabas?
Realidad: Decir que alguien quiere ser violad@ es lo mismo que decir que esa persona quiere que l@ ataquen o roben. La responsabilidad para violar siempre queda con la persona que cometió el delito, no l@s ví o l@s sobrevivientes.

Mito: La mayoría de las personas son violadas por desconocidos.
Realidad: Según RAINN, 7 de cada 10 asaltos son cometidos por una persona que el/la víctima conocía antes. 45% son cometidos por conocidos, 25% por una pareja actual o anterior, 6% por más que una persona, y 1% por parientes, sin incluir l@ espos@s. Solo 28% de los asaltos denunciados fueron cometidos por un desconocido.

Mito: La mayoría de l@s victimas tienen heridas físicas graves.
Realidad: Más de dos tercios (70%) de las víctimas de violación no reportan ninguna herida física. Solo un 4% tenían lesiones físicas graves, con un 24% demostrando lesiones físicas menores. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que muchas víctimas (casi la mitad a 49%) que no presentan heridas físicas graves todavía tienen miedo de la posibilidad de heridas graves o incluso la muerte durante la violación. Es importante tomar en cuenta también que aunque no presenten heridas físicas, todavía han sido l@s víctimas de un delito violento.

Mito: Las personRealidads que se rinden al asalto sexual no han sido verdaderamente violadas a la fuerza.
Realidad: La mayoría de las personas saben de los reflejos de “luchar” y “huir,” otro reflejo común al peligro es “congelarse.” Algunos estudios han demostrado hace poco que no hacen creer que esto es posiblemente el reflejo más común para l@s víctimas del asalto sexual. Esto significa que, en el evento de una violación, la mayoría de l@s víctimas no son capaces de luchar o incluso de moverse. Hay muchos casos también cuando l@s víctimas con drogad@s o simplemente inconscientes, borrach@s, o dormid@s. Estar en cualquier de esos estados afecta profundamente la capacidad que tiene alguien para defenderse.

Mito: Los violadores no merecen la culpa por sus acciones porque no pueden controlarse. Los hombres, ya se sabe, son como niños.
Realidad: Muchas violaciones no son actos impulsivos sino eventos planeados. En un estudio hecho en 1971 por Menachem Amir, se encontró que el 71% de las violaciones son premeditadas. Amir también encontró que el 60% de los perpetradores estaban casados y tenían relaciones sexuales consensuales cuando asaltaban las otras mujeres. El mito quedice el violador se deja llevar por un deseo sexual incontrolable y que este comportamiento es un rasgo natural masculino no es solamente impreciso sino también ofensivo. Perdona los hombres que cometen estos delitos porque explica su comportamiento como “la naturaleza humana” y requiere menos de los hombres que no los cometen.

Mito: Si están en una relación o están casad@s, no puede ser una violación.

Realidad: Según el CDC, casi 1 de cada 10 mujeres ha sido violada por su pareja íntima en su vida. Si unas personas están en una relación amorosa, no implica el consentimiento. El consentimiento es necesario por cualquier y cada actividad sexual, y tiene que ser una conversación contínua entre l@s parejas. No importa la cantidad de veces que las parejas han tenido sexo, cada circunstancia se tiene que evaluar solo y no en el contexto de encuentros del pasado.

Mito: La mayoría de las violaciones involucran hombres negros que violan mujeres blancas.
Realidad: El estudio de Amir encontró que en el 93% de los asaltos el violador y la víctima peran de la misma raza. En solamente 3,3% de los casos, hombres negros violaron a mujeres blancas, y en el 3.4% de los casos hombres blancos violaron mujeres negras. Es más cómodo para las mujeres y los hombres blancos creer que un perpetrador potencial es un hombre de raza negra. Es más difícil enfrentarse con la realidad – que la mayoría de los perpetradores son de la misma raza y muchos son profesionales en que la comunidad confía.

Mito: Una vez que dices “sí,” tienes que acabar con lo que se empezó. Para a la mitad sería muy irrespetuoso.

Realidad: El consenitmiento tiene que ser constante– eso significa que en cualquier momento de la actividad sexual, se puede retirar. Si alguien dice que pare y la pareja sigue, eso es un asalto sexual.

Mito: Las personas que denuncian una violación probablemente están exagerando o inventando para llamar la atención.

Realidad: Las estadísticas demuestran que las violaciones se denuncian incorrectamente a una taza exactamente igual que cualquier otro crimen. Según RAINN, solamente 344 de cada 1000 asaltos son reportados a la policía. De los reportados, el Centro Nacional de Investigaciones de la Violencia Sexual encontró que solamente entre 2-8% son reportes falsos.

This content is also available in: Inglés