Culpando a l@s víctimas

Violación. Viene a la mente imágenes de la fuerza, la falta de consentimiento, tal vez incluso una arma. En la situación estereotípica, el/la víctima dice no claramente, y el perpetrador l@ amenaza o l@ obliga a hacer algo en contra de su voluntad.

La verdad es que la violación la mayoría del tiempo no se parece a esa situación. 2/3 violaciones son cometidas por alguien que la víctima conoce (ve a Tipos de violencia sexual). Muchas veces, en lugar de armas o la fuerza, los perpetradores usan tácticas como la coerción para persionar a alguien para que haga algo que no quiere hacer.

Según RAINN, cada 98 segundos, alguien en los EEUU experimenta un asalto sexual. Son 880 personas cada dí y 321.500 personas cada año que han sufrido de la violencia sexual.

Entonces, si el crimen es tan ubicuo, ¿por qué es tan común también culpar a l@s víctimas y l@s sobrevivientes? Culpar a l@s víctimas puede ser muy directo; ¿te suena la frase “él/ella lo estaba pidiendo”? También puede ser más difícil de identificar, como si alguien encoge los hombros y dice “bueno, es que esa persona estaba muy borrach@” de un/a víctima que fue asaltad@ en una fiesta. Cada vez que alguien responde a un/a víctima por cuestionar lo que pudieran haber hecho diferente, esa persona está culpando a l@s víctimas.

La definición de “culpar a l@s víctimas” es asumir responsable un/a víctima por un crímen que fue cometido en contra de él o ella. Vivimos en una sociedad en que a la gente, sobretodo a las mujeres, se les aconseja a evitar ser violad@s o a enfrentarse con lo que pasa después de una violación. ¿No tiene más sentido enseñar a la gente, sobretodo a los hombres, como evitar cometer el crímen de la violación para empezar? MESA reconoce que no tod@s l@s víctimas son mujeres y no todos los perpetradores son hombres, pero eso es la tendencia que los datos demuestran.

La respuesta a la pregunta de por qué es tan común culpar a l@s víctimas es complicada. Cuando cualquier delito se comete en contra de ti, es la naturaleza humana preguntarte que pudieras haber hecho diferente. Cuando a veces esto puede ser útil para evitar que pasen cosas similares en el futuro, es importante diferenciar esos pensamientos de culparte a ti mism@ o a cualquier víctima. Cualquier delito, especialmente el asalto sexual, nunca pasaría si no hubiera un perpetrador. La cosa más importante de recordar es que, no importa lo que hizo o no hizo el/la víctima. No sería si no estuviera allí la persona que cometió el delito en contra de él o ella. Todas las personas deben sentirse seguras viviendo su vida sin preocuparse constantemente por lo peor que pueda pasar.

Hay muchos aspectos de nuestra cultura que fomentan la acción de culpar a l@s víctimas, y requiere de una mente y conversación abierta para borrarlos de la memoria. Aquí está un buen principio: si alguien sufre un asalto sexual, nunca es culpa de esa persona. Los demás son puros detalles.

Aquí está más información acerca de culpar a l@s víctimas:

http://www.southernct.edu/sexual-misconduct/facts.html

https://www.cambridgeforconsent.com/victim-blaming

https://www.huffingtonpost.com/entry/the-psychology-of-victim-blaming_us_57f6bbd8e4b0f5cec18b7f94

This content is also available in: Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *