Temas de sobrevivientes y acoso sexual en la película de Disney Maléfica: ¿Maldad o Feminismo?

13 de agosto de 2014  Sophia Surage  Noticias  Sin comentarios

Algunos críticos de la reciente película de Disney “Maléfica” se centran en la incredulidad y en el choque en relación con los elementos de la historia que se alinean con las narrativas sobre el acoso sexual y los sobrevivientes de este. Algunos han expresado con preocupación que la escena en la cual Maléfica es drogada por su amante y luego se despierta con sus alas mutiladas/cortadas tiene sus raíces en los temas de violación, y, por tanto, demasiado pesado para el público joven. Otros se han olvidado de los temas de violación por completo y han expresado su disgusto de que “el rechazo de un hombre” sirve como el catalizador de la historia y la razón por la que Maléfica sienta enojo y busque venganza. Muchas personas han expresado que la escena y la línea historial han resonado con sus propias historias de sobrevivientes de una manera que son validadas y profundamente conmovedoras. Por último, la actriz estrella y escritor de la película han confirmado abiertamente que la narrativa de un sobreviviente y de la violencia sexual fueron intencionales.

Si bien es importante discutir críticamente cuando los elementos de violación se incorporan en una película o historia, o en el caso de Maléfica un recuento de un cuento de hadas, hay que señalar que esta no es la primera vez que la violencia sexual ha estado en una película de Disney. Algunos ejemplos pueden ser: La Dama y el Vagabundo de Disney, y en particular una escena en la que “Reina” corre fuera de la casa en medio de la noche y es acorralada en un callejón por un grupo de perros callejeros. La escena, en gran medida, implica la noción de una joven inocente estando vulnerable a la violación de grupo cuando se encuentra fuera de la casa por la noche. Otro ejemplo es en el Jorobado de Notre Dame de Disney, en el que una mujer gitana llamada Esmeralda es víctima del ventajismo y las torturas sexuales por el Ministro de Justicia, Claude Frollo. Esmeralda entra en la narración como una mujer seductora y también virgen en necesidad de su rescate; temas que son complejos y todavía están presentes en las películas de animación infantil. Maléfica y muchas películas de Disney como Pocahontas, Atlantis, El Camino hacia El Dorado, y El Jorobado de Notre Dame parten y ahondan en las narraciones sobre la eugenesia, la colonización y el genocidio histórico… y debe tenerse en cuenta que la violencia sexual es inherente a estas narrativas. Cuando se trata de la escena trágica en Maléfica en la que se encuentra con un hecho de violación, es importante señalar que la escena está destinada a ser devastadora y de ninguna manera es minimizada o normalizada. Mientras esta escena en particular y la historia son realmente intensas, la historia no se basa en una escena gráfica de violación para comunicar el mensaje. La escena va lo suficientemente lejos como para capturar el trauma asociado con ser traicionada y violada por alguien en quien confiamos.

Si bien ha habido mucha especulación y discusión en torno a lo que algunos llaman la “escena de la violación” en Maléfica, parece haber poca discusión sobre los matices feministas y extraños en toda la película. Muchos temas en Maléfica lidian con el patriarcado y la resistencia. Y por lo tanto, la escena de “violación” es parte de este contexto más amplio. Un ejemplo simple es que Maléfica se describe como un espíritu “que se podía percibir como una chica” haciendo alusión a la tensión entre una identidad de género identificada y la identidad de género esencializado. El mundo de Maléfica está en contraste directo con la monarquía patriarcal que busca conquistar la tierra y los tesoros de su comunidad. Además, en esta versión del cuento de hadas, Maléfica se convierte en la madrina de Aurora, y solo el amor y la compasión que Maléfica desarrolla por la joven princesa ​​puede romper el hechizo maligno que Maléfica puso sobre Aurora. La relación entre Maléfica y el hombre que se convirtió en rey después de cortar sus alas se enhebra con la violencia extrema en la pareja, incluyendo varios intentos de homicidio, lo cual también está relacionado con el acoso sexual. Si bien estos elementos son explícitos en el cine y en muchas otras películas de Disney, las personas cuestionan el simbolismo del acoso y de los sobrevivientes sexuales que está en las narrativas en lugar de la violencia gráfica o las representaciones sexistas abiertas de las mujeres y niñas.

Mientras muchas películas representan los elementos de violencia sexual, pocas reconocen o intencionalmente incorporan estos temas con el fin de desafiarlos o participar con ellos de una manera directa y compasiva. A través de un lente crítico parece ser que puede haber una gran diferencia entre una narrativa de violación, que es parte honorífica en una historia y una escena de violación que está presente para el valor del choque y el entretenimiento. En el caso de Maléfica la narrativa de la víctima/sobreviviente tiene un propósito en el reconocimiento de estos temas como parte de nuestra historia, mitología, realidad, y responsabilidad colectiva.

Adam Sadler, animación, y otro ejemplo de trivialización de la violencia sexual en películas para niños, como en “Hotel Transilvania”.

13 de agosto de 2014  Sophia Surage  Noticias  Sin comentarios

En la película Hotel Transilvania de 2012 de Sony Pictures Animation, Adam Sadler interpreta la voz del Conde Drácula, quien construye un magnífico hotel monstruoso y en donde diferentes personajes del género del terror descansan en paz sin la presencia de humanos. A medida que la hija del Conde Drácula atraviesa la etapa de la adolescencia, comienza a sentir curiosidad por el mundo que se encuentra fuera del Hotel Transilvania. Eventualmente, ella se enamora de un joven humano llamado Jonathan, quien se topa con el hotel mientras viajaba por el bosque. Jonathan, al darse cuenta de que los monstruos del Hotel Transilvania son “reales”, y que no se ha tropezado con una fiesta de disfraces, comienza a lidiar con la curiosidad y la diferencia. En dos escenas diferentes, Jonathon interactúa con una pareja de esqueletos heterosexual en maneras que son perturbadoras e innecesarias para la trama de la película. Ambas escenas negocian entre los géneros y los temas en torno al consentimiento, y se basan en relatos incuestionables sobre los derechos de los cuerpos femeninos y masculinos.

En la primera escena con la pareja de esqueletos, Jonathon descubre que el esqueleto femenino es “real” después de caminar hasta ella y clavarle la mano en su caja torácica.

Parte de la ironía/humor asociado con la escena se basa en la falta de carne en el esqueleto, órganos sexuales, y otros marcadores de género, y por lo tanto, su presunta falta de capacidad para ser violada sexualmente. Además, la identidad del esqueleto se comunica exclusivamente a través del desempeño, el lenguaje corporal y los gestos. En este sentido, la actuación del esqueleto indica la feminidad, seguida por el “voyerismo” y el derecho de tocar. Lo que implica que sufrir de violencia sexual es inevitable al ser femenina. Jonathon, al deslizar su mano en la caja torácica del esqueleto, sus expresiones faciales indican placer y curiosidad. La interacción se interrumpe cuando el esqueleto femenino grita, le da una bofetada, y se resguarda mientras su marido, agresivamente, lo enfrenta. El esqueleto “masculino” exclama: “Saque sus manos de mi esposa”, en lugar de la frase “mantenga sus manos fuera de mi esposa”, haciendo hincapié además en la ironía de que son esqueletos, pero también jugando con insinuaciones sexuales en torno a estar dentro de alguien en términos de intimidad sexual.

En la segunda escena, incluyendo a los esqueletos, el Conde Drácula y Jonathon interfieren accidentalmente con el esqueleto de una mujer mientras ella se duchaba. Mientras que el Conde Drácula se disculpa profusamente y mira hacia otro lado, Jonathon sigue viéndola, con una expresión de curiosidad y satisfacción. Un punto clave que atañe a esta escena es que el esqueleto femenino está siendo observado mientras se baña en su habitación del hotel, lo que cae dentro de la definición de acoso sexual, ya que ella tiene una expectativa razonable de privacidad. Además, Jonathon sigue mirándola, aunque ella se siente claramente incómoda, lo que implica que él tiene derecho sobre su cuerpo para su propio placer sexual. Una vez más, el esqueleto se resguarda y su pareja masculina interviene expresando su propiedad sobre el cuerpo de su esposa.

En un sentido positivo, estas escenas podrían llevarnos a pensar que el acoso sexual no es sobre el sexo, sino sobre el poder y la capacidad de invasión, y cómo las víctimas experimentan agresiones de maneras diferentes. Las escenas son problemáticas debido a que implican que el acoso sexual es una parte inevitable en la vida de una persona de sexo femenino, y que las mujeres están esencialmente indefensas sin la protección del hombre. Además, el hecho de que la película sea animada permite que estas interacciones sean vistas fuera de su contexto más real. Estas escenas presentan al “voyerismo” sexual y al contacto no consentido de manera divertida y aceptable, a menos que ofenden al hombre, quien ya tiene derecho sobre la mujer al ser ella el objetivo. Por último, la ironía en cuanto a los esqueletos es que no se consideran personas “reales”, ya que carecen de tejidos y órganos; aunque ambas escenas vívidamente representan una violación del cuerpo/persona, aún estas siendo esqueletos.

Bailando en contra la opresión

13 de agosto de 2014  Laia Jorba-Galdos  Noticias  Sin comentarios

La campaña One Billion Rising for Justice no está reconociendo la raíz sistemática de la igualdad de la mujer, así como su intersección con el racismo y el clasismo moderno. Debido a que la campaña emplea flash mobs como uno de sus principales medios, a uno no le queda más que pensar que están perdiendo el baile como una forma de demostrar resistencia. Aunque este pequeño artículo no pude hacer justicia en este tema, es un intento de dar a conocer cómo el baile ha sido utilizado para combatir la opresión mediante su diversidad cultural y su lucha histórica.

Los bailes de resistencia son subversivos porque cuestionan la norma y desenmascaran la constitución o roles y los entes de las diferentes culturas, haciendo temblar las ideologías en el poder. Esto ha sido el objetivo de muchos bailarines modernos, así como en los más recientes coreógrafos. Pina Bausch y Matthew Bourne son ejemplo de esto en la cultura occidental. Chandralekha, un coreógrafo de la India, ha cuestionado la “condición de la mujer en India” y su rol en la familia y en el matrimonio. Tan peligroso como es la subversión de los roles, es la afirmación del placer del cuerpo. Algo en que los bailes caribeños han sido confirmados por siglos como una expresión saludable de vida y personalidad.

También podemos ver las maneras en las cuales los grupos no dominantes han empleado el baile y los movimientos para expresar un sentido de pertenencia e identidad. El baile es un medio para luchar contra la marginalización y el declive de las culturas. Luego de la conquista española, muchas prácticas artísticas corporales Mesoamericanas y bailes indígenas (por ejemplo: Amoxtli Azteca) fueron prohibidas. Estos bailes fueron rituales culturales, políticos y religiosos; pero después de la conquista, se convirtieron en una forma encarnada de identidad, orgullo cultural y resistencia, que aún viven en las manifestaciones del mundo actual. En la región Andina, el baile tradicional (Qoyllur Rit’i) estuvo ligado a rituales impuestos por los conquistadores españoles católicos, ocultos a la vista de la cultura dominante mientras se resistía los esfuerzos represivos de los conquistadores. También podemos ver bailes encubiertos en la Capoeira, una forma artística brasileña antigua (con raíces en los bailes grupales africanos), utilizada por los esclavos para disfrazar la lucha y prepararse para la libertad.

El baile también ha sido un medio para aquellos grupos marginalizados que fueron creciendo en números y lucharon para tener voz dentro de la cultura dominante. De hecho, en Japón, el baile Sukeroku expresó simbólicamente la resistencia de las personas contra la clase samurái predominante en el s. XVIII. Este significado oculto ayudó a la clase insurgente a construir su propia identidad y poder. La representación artística ha ayudado a comunidades a canalizar su frustración a través de la creatividad. El break-dance y el hip-hop son un intento por criticar, expresar, transformar y adaptar situaciones difíciles de la vida. Estos estilos también encarnan la necesidad de los jóvenes para reforzar y prepararse para la lucha que tendrán que encarar en el futuro, como haría el hermano mayor.
Finalmente, existen prácticas que intentan recuperar la historia perdida, como la Ailey Company. Él es un icono de la diáspora de los artistas Afro-American, quienes están comprometidos en honrar la lucha histórica y la diversidad étnica de los Estados Unidos en un gran esfuerzo ecuménico.
En esencia, el baile en las diferentes culturas ha sido utilizado para expresar identidad y culturas de subversión. Tiene la gran habilidad de transformarse y modelarse a través de los años, adaptándose a nuevas realidades y manteniendo la integridad de su filosofía.

¿Por Qué El Asalto Sexual Es Más Tabú Que La Violencia Doméstica?

13 de agosto del 2014/ Laia Jorba-Galdos /Noticias / No hay comentarios

No es posible ni terapéuticamente productivo comparar niveles de dolor y sufrimiento entre víctimas de varios crímenes y opresiones, pero ciertamente es necesario nombrar los factores únicos que contribuyen al daño en la violencia sexual. Parece que las comunidades y los individuos se sienten más a gusto hablando de la violencia domestica que de la violencia sexual. Desde una perspectiva clínica todas las formas de trauma físico tienen síntomas somáticos similares; el cuerpo es el blanco de la violencia y responde de formas que pueden ser difíciles para los sobrevivientes entender y aceptar. Desafortunadamente ambos crimines han permanecido en nuestra sociedad y por lo regular se interceptan de forma compleja.

Aunque no todos los asaltos sexuales suceden en el contexto de violencia doméstica, muchas situaciones de violencia doméstica también envuelven violación como una arma para el control. Si uno en cada seis hombres y una en cada cuatro mujeres han sido sexualmente atacados (como siempre las estadísticas son engañosas) eso significa que casi todo mundo es afectado directa (como una víctima principal) o indirectamente (como una víctima secundaria o agresor). Aún así hablar de asalto sexual parece ser un tabú demasiado grande. Parte de la explicación como siempre es política y cultural. Los medios y la publicidad muestran a las mujeres como objetos “débiles” y pasivos para poseer con ninguna opinión y que no saben lo que quieren; mientras que los hombres son mostrados como “fuertes” animales, que actúan por urgencias biológicas que no siempre pueden ser controladas. Cualquier otro individuo que no quepa en la dualidad de géneros es probable que sea un blanco para la violencia sexual.

De forma extraña la violencia parece ser más aceptada en las películas y en los programas de televisión que el contenido sexual con consentimiento. En mi opinión el sistema de clasificación de las películas esta totalmente al revés ya que muestra que la violencia esta bien, pero que la sexualidad y la intimidad es algo que se debe ocultar y de lo cual debemos avergonzarnos. ¿Qué nos dice esto del placer y de la intimidad? ¿Cómo podemos brindar buena educación al rededor de los límites de una intimidad sana cuando la cultura misma ni siquiera quiere verla? También creo que debido a la falta de educación y el nivel de vulnerabilidad envuelto, la cultura principal de la sexualidad en los Estados Unidos tiene muchas sombras, las cuales los individuos tienen problemas explorando y descifrando. El mal uso sexual (si es que no es abuso) es algo muy cercano, en las cuales las fantasías, imágenes culturales y falta de educación acerca del placer, vulnerabilidad y respeto son un fardo que todos nosotros llevamos en mayor o menor cantidad. A menos que nos atrevamos a explorar nuestras sombras y lugares oscuros, a menos que queramos ver estos problemas y romper los mitos culturas, va a ser difícil hablar abiertamente acerca del asalto sexual y de las relaciones saludables.

Culpando a l@s víctimas

Violación. Viene a la mente imágenes de la fuerza, la falta de consentimiento, tal vez incluso una arma. En la situación estereotípica, el/la víctima dice no claramente, y el perpetrador l@ amenaza o l@ obliga a hacer algo en contra de su voluntad.

La verdad es que la violación la mayoría del tiempo no se parece a esa situación. 2/3 violaciones son cometidas por alguien que la víctima conoce (ve a Tipos de violencia sexual). Muchas veces, en lugar de armas o la fuerza, los perpetradores usan tácticas como la coerción para persionar a alguien para que haga algo que no quiere hacer.

Según RAINN, cada 98 segundos, alguien en los EEUU experimenta un asalto sexual. Son 880 personas cada dí y 321.500 personas cada año que han sufrido de la violencia sexual.

Entonces, si el crimen es tan ubicuo, ¿por qué es tan común también culpar a l@s víctimas y l@s sobrevivientes? Culpar a l@s víctimas puede ser muy directo; ¿te suena la frase “él/ella lo estaba pidiendo”? También puede ser más difícil de identificar, como si alguien encoge los hombros y dice “bueno, es que esa persona estaba muy borrach@” de un/a víctima que fue asaltad@ en una fiesta. Cada vez que alguien responde a un/a víctima por cuestionar lo que pudieran haber hecho diferente, esa persona está culpando a l@s víctimas.

La definición de “culpar a l@s víctimas” es asumir responsable un/a víctima por un crímen que fue cometido en contra de él o ella. Vivimos en una sociedad en que a la gente, sobretodo a las mujeres, se les aconseja a evitar ser violad@s o a enfrentarse con lo que pasa después de una violación. ¿No tiene más sentido enseñar a la gente, sobretodo a los hombres, como evitar cometer el crímen de la violación para empezar? MESA reconoce que no tod@s l@s víctimas son mujeres y no todos los perpetradores son hombres, pero eso es la tendencia que los datos demuestran.

La respuesta a la pregunta de por qué es tan común culpar a l@s víctimas es complicada. Cuando cualquier delito se comete en contra de ti, es la naturaleza humana preguntarte que pudieras haber hecho diferente. Cuando a veces esto puede ser útil para evitar que pasen cosas similares en el futuro, es importante diferenciar esos pensamientos de culparte a ti mism@ o a cualquier víctima. Cualquier delito, especialmente el asalto sexual, nunca pasaría si no hubiera un perpetrador. La cosa más importante de recordar es que, no importa lo que hizo o no hizo el/la víctima. No sería si no estuviera allí la persona que cometió el delito en contra de él o ella. Todas las personas deben sentirse seguras viviendo su vida sin preocuparse constantemente por lo peor que pueda pasar.

Hay muchos aspectos de nuestra cultura que fomentan la acción de culpar a l@s víctimas, y requiere de una mente y conversación abierta para borrarlos de la memoria. Aquí está un buen principio: si alguien sufre un asalto sexual, nunca es culpa de esa persona. Los demás son puros detalles.

Aquí está más información acerca de culpar a l@s víctimas:

http://www.southernct.edu/sexual-misconduct/facts.html

https://www.cambridgeforconsent.com/victim-blaming

https://www.huffingtonpost.com/entry/the-psychology-of-victim-blaming_us_57f6bbd8e4b0f5cec18b7f94

Demasiados Mártires

9 de septiembre del 2014/ maloneadmin/ Cartas al editor/ No hay comentarios

Para aquellos que como nosotros se preocupan de este asunto- que se preocupan por terminar con el asalto sexual y con el sufrimiento que causa- puede ser doloroso, cansado y desalentador el mantenerse al día con las noticias. Vemos interminables historias de casos mal llevados y sobrevivientes maltratados. Hay una cantidad sin precedentes de atención de los medios a la violencia sexual: La fuerza especial de la casa blanca en asalto sexual en campus, una cultura de violación, se muestra en la revista Time, y los muchos casos individuales en las preparatorias, universidad y equipos deportivos.

Cada vez más los sobrevivientes individuales escogen compartir sus historias en línea a través de hashtags como #yesallwomen y campañas como el Proyecto irrompible. Cada vez que comparto otra historia de un sobreviviente en las redes sociales, me siento simultáneamente inspirada por e valor de todos los sobrevivientes y devastada de que otra persona haya sido convertida en mártir para la causa. Aunque es verdad que cada sobreviviente tiene su propio camino hacia la curación y para algunos es significativo y poderoso transformar su experiencia en un faro para otros sobrevivientes que pensaron que estaban solos; también es verdad que todos los sobrevivientes cuya historia se hace publica se vuelven el blanco de culpa de la víctima, el ridículo y odio en general. Este patrón se ejemplifica recientemente y descaradamente con un hashtag burlándose de Jada después de que un vídeo de su violación circulo por el internet. ¿Cuántos sobrevivientes han sido expuestos o se han expuesto a palabras duras de los que disculpan la violación? ¿Cuántos sobrevivientes más serán bombardeados por personas que creen que en un mundo justo la gente obtiene lo que se merece, en lugar de la realidad de que nadie merece ser asaltado sexualmente y aún así hay personas que todavía cometen asaltos sexuales? ¿Cuando es que los no sobrevivientes estarán listos para escuchar lo que los sobrevivientes tienen que decir?

En verdad, nuestra cultura no esta cambiando tan drásticamente o tan rápidamente hacia una cultura que apoye a los sobrevivientes y a una en la que la violencia sexual sea rara (¿No exista!) inaceptable de forma universal y tomada tan en serio como me gustaría, pero sí veo algunos cambios. Como la coordinadora de educación para la prevención en MESA soy lo suficientemente afortunada de dedicar mis días de trabajo (y a veces noches) a varios esfuerzos para prevenir la violencia sexual. Uno de estos proyectos esta brindando clases de 6 a 8 sesiones tanto en relaciones saludables como en consentimiento sexual a estudiantes de preparatoria en el distrito escolar de Boulder Valley. Cuando acepte este puesto, temía que el trabajo fuera difícil- y mis amigos y conocidos reforzaron este miedo. Esperaba mucha resistencia después de discutir la importancia del consentimiento y de nombrar los aspectos de nuestra cultura que condonan la violencia sexual a las mentes jóvenes. Pero para mi sorpresa (y alegría) he encontrado de forma consistente que los estudiantes en Boulder son más que receptivos para hablar de la violencia sexual y de cómo prevenirla a través de acciones individuales (siempre asegurándose que los iniciadores tengan consentimiento) y cambio cultural (cambiar a cultura de la violación). Los estudiantes en los salones de clase que visito están listos para romper el silencio del asalto sexual. Incluso si aún hay personas crueles e ignorantes que comentan en los blog posts, los jóvenes están escuchando.

Crítica A Los Anuncios Sexistas

9 de septiembre, 2014 /maloneadmin / Cartas al Editor /No hay comentarios

Este anuncio es absolutamente ridículo. Primero que nada no tengo idea de que es lo que anuncia. Tuve que buscarlo. Redtape es una tienda de artículos, calzado y accesorios para hombres. ¿Qué tienen que ver esas mujeres con cualquiera de esas cosas? Segundo, las mujeres en esta imagen se han convertido en un objeto cien por ciento. No solo están en una máquina expendedora viéndose como muñecas, si no que están siendo compradas. Por un hombre. Esto muestra quien domina la situación. ¿Quién crees que sea? ¿Las mujeres metidas en cajas de cristal o el hombre con la habilidad de liberar una de ellas al comprarla con base en como lucen? No hay ningún caso en objetivar a las mujeres de esta forma, sí, el sexo vende, pero solo por que lo permitimos. Y si protestamos contra este tipo de anuncios entonces comenzaremos a ver un cambio, pero solo entonces.

La relación entre anuncios sexistas y asaltos sexuales y abuso en las relaciones puede no ser extremadamente obvia, pero lo cosa es, que tienen mucho más que ver el uno con el otro de lo que uno pudiera pensar. Esta imagen muestra que el hombre tiene el control. De lo que no nos damos cuenta es de que a diario somos bombardeados con hasta 5,000 anuncios. Eso significa que estamos viendo mensajes similares a ese 5000 veces en un día y 1,825,000 en un año. Esta garantizado que eso tendrá efecto en nosotros. 84% de las víctimas de abuso conyugal son mujeres. ¿Podría esto tener alguna correlación con lo que es presentado en los medios? Si vemos 730,000 anuncios al día y para ser justos y tener algo de fe en la humanidad decimos que 600,000 de ellos son sexistas, entonces estamos repetidamente recibiendo la idea de un género es dominante sobre el otro unas 600,000 al año.

Esto pone expectativas de lo que debe ser una relación heterosexual típica. También le falta al respeto a las mujeres. ¿Nadie las forzó a hacer eso cierto? En la mayoría de los casos sí, son actrices a sueldo. Pero es la norma en estos anuncios que las mujeres no tengan ningún tipo de poder o que sean hiper sexualizadas. Aquí hay algunos ejemplos más.

Termina Con Las Áreas Grises – El Silencio No Es Sexy

9 de septiembre del 2014 / maloneadmin / Cartas al editor / Ningún comentario

El Poder Del ‘Sí” Y Un Consentimiento Afirmativo Entusiasta

Amenaza de Desencadenador: Esta publicación contiene descripción gráfica de un asalto sexual.
Cualquiera que ha estado en una clase de salud de preparatoria sabe que la educación sexual se enfoca en pedir consentimiento y que no significa no (o ya sabes “
no tengan relaciones sexuales, por que te embarazaras y morirás” como el entrenador en Chicas Pesadas dice) No significa no. Es simple

Aún así parece que a la gente no acaba de entender esta simple idea: que sí significa sí. Sí significa sí y eso es lo único que significa sí. Estar borracho no es dar consentimiento, coquetear no es dar consentimiento, y usar ropa reveladora ciertamente no es dar consentimiento. Desafortunadamente en el juicio acerca de violación en Steubenville, OH en el pasado nació otra nueva preocupación: las personas asumen que el silencio es un tipo de consentimiento para el sexo.

La víctima, una chica de 16 años completamente intoxicada en una fiesta casera, muchos testigos declararon que no era capaz de levantar su cabeza mucho menos caminar. Dos chicos de preparatoria tomaron a la chica que no respondía por sus tobillos y manos, la violaron en un auto, después la llevaron de vuelta a la casa donde las personas comenzaron a orinar en la chica sin blusa en el piso como una broma. Si Juanita Perez hubiera estado lo suficientemente sobria como para dar su consentimiento hubiera sido capaz de reaccionar a la “broma” lo cual por supuesto no hizo. Ese era todo el punto de la broma. Concurrentemente su silencio durante la violación no significo que accediera a ello, significo que estaba demasiado intoxicada como para reusarse con claridad.

El argumento del abogado de los chicos dijo que el silencio es un tipo de consentimiento; que ella “definitivamente no dijo que no”. No solo esto es contra la ley, ya que salir con alguien no equivale al consentimiento por sexo, sino que también implica que la falta de una negativa significa sí; que la respuesta por defecto en una situación sexual es sí. Boletín informativo: no hay respuesta por defecto. Sí es lo único que significa sí.

Permítanme dejarlo claro: el silencio no implica consentimiento.

La única forma de consentimiento debe ser una afirmativa con entusiasmo, no una negativa con entusiasmo. Debe haber un consentimiento afirmativo verbal antes de cualquier actividad sexual. El estándar de consentimiento afirmativo se define como un acuerdo, claro, sin ambigüedad y voluntario entre los participantes para involucrase en una actividad sexual especifica.

Desafortunadamente, la cultura actual describe el sexo como una actividad callada, lo cual lleva a un sexo “gris” y ambiguo. Este modelo se basa en dos enormes asunciones falsas. Primero el placer de una persona tiene prioridad sobre el de la otra. Segundo esa persona inequívocamente quiere acostarse con alguien más, como lo dijo Robin Thicke en su canción éxito en la letra: “se que lo quieres/eres una buena chica/la forma el la que me tocas/debes de querer ensuciarte.” Puede ser una canción pegajosa pero no lo es tanto cuando sale de las bocas de los violadores.

La objeción popular a una afirmación entusiasta es que “arruinaría el ambiente”. Los detractores dicen que preguntar si la otra persona esta de acuerdo con cualquier cosa que estas haciendo espontáneamente rompe la belleza de todo. ¿Quién necesita permiso cuando tienes un sexto sentido mágico para saber justo lo que quiere la otra persona? Lamento romperles su burbuja, pero los seres humanos no tenemos ningún tipo de poder sobrenatural. Necesitamos de la comunicación verbal.

 

Lo que es más, solo decir no, no es suficiente. Si una persona no esta segura de que el él o ella quiere, es más difícil meter el freno, y terminará yendo mucho más allá de la zona en la que esta cómoda. Espere un segundo, esta situación suena terriblemente familiar: violación. La línea del “silencio es sexy” es vulnerable a la cultura de la violación. Esta presión social que piensa que el silencio es romántico es un argumento débil que se “derrumbara ante incluso un escrutinio casual”, como esta publicación de blog lo expone.

El humor que la línea tan frágil de el “silencio es sexy” ha provocado, no es la culpa de una sola persona. Nuestra cultura es aquella de la culpa. Como participante en la cultura actual, no puedo decir que sea inocente de aceptar esta línea como norma. Sin embargo el consentimiento afirmativo no es una idea radical o novedosa. El cambio en la sociedad viene de cambios individuales, y ya es tiempo de que nos alejemos un paso de la vista comúnmente aceptada y reevaluemos la convención.

Al hacer investigación para este post, me he encontrado con varias campañas (los enlaces están debajo) que ayudan a las personas a hacer consciencia de la necesidad inevitable del consentimiento afirmativo. Le pido que: mire estas campañas y piense cómo puede contribuir a este movimiento para hacer conciencia.

Por Jennifer Jun

¿Dónde pones la línea? (http://whereisyourline.org/)
Sí significa sí (http://yesmeansyesblog.wordpress.com/)
Proyecto Irrompible (http://project-unbreakable.org/)
El consentimiento es sexy (http://www.consentissexy.net/)

Coqueteo vs. Acoso Sexual

Sexual Harassment

Sexual harassment is a persistent and pervasive problem which can have a devastating impact on workplaces. It creates a hostile environment for targeted employees and witnesses and negatively impacts productivity, retention, and morale. Sexual harassment is not inevitable. MESA trains company leadership and staff to create workplaces free of sexual harassment using a socio-ecological paradigm to uncover the roots of harassment and shift group behavioral norms toward intervention and accountability. (Note: Training is most effective when accompanied by strong policies—Request a sexual harassment policy consultation with MESA.)

Coqueteo:

  • es atención bienvenida

  • ambas partes lo disfrutan o es mútuo

  • te halaga y te hace sentir atractiv@

  • te hace sentir en control

  • te hace sentir bien contigo mism@

  • es legal

Acoso Sexual:

  • no es atención deseada ni bienvenida

  • solo una persona lo disfruta o no es mútuo

  • te hace sentir menospreciad@ o fe@

  • te hace sentir sin control

  • te hace sentir mal o suci@

  • es una violación de la política de una compañía u organización

El Acoso Sexual es atención o conducta sexual no deseada. El acoso sexual se define por la persona que lo está recibiendo, igual que el asalto sexual.

Acerca Del Espacio, El Empoderamiento Y La Supervivencia

16 de octubre, 2014 /maloneadmin/ Artículos/ No hay comentarios

Puede parecer tonto, el tener la necesidad de un espacio personal y seguro en el internet. El internet es un “lugar” enorme y no es tangible o físico, así que ¿Cómo es que puede contribuir al empoderamiento o la sobre vivencia?

La respuesta es simple: para aquellos que luchamos contra la violencia y la opresión o somos sobrevivientes y navegamos por un mundo donde nuestras experiencias a veces son minimizadas, ridiculizadas o vueltas chiste, un lugar seguro que es conducto de empoderamiento y/o expresión es muy necesario.

Cuando alguien sobrevive violencia sexual no solo sus cuerpos son heridos. Sino que también su estado emocional, social y todo lo demás que hace que una persona sea lo que es. Puede ser excluyente y deshumanizador y por lo regular somos re victimizados (algunas veces de forma inintencional) por nuestra familia, amigos colegas, miembros de los sistemas de justicia penal, y algunas veces activistas que tienen sus creencias muy arraigadas. Un espacio, incluso uno virtual, es necesario para la sanación y el empoderamiento. Todos nosotros desafortunadamente vivimos en un mundo donde la violencia sexual es castigada arbitrariamente y raras veces., donde los sobrevivientes son forzados a “probar” su veracidad, donde el culpar a la víctima es algo que puede esperarse y se puede dar apoyo a aquellos que han cometido actos de violencia. Estos actos tienen los efectos de hacer que los antiguos lugares “seguros”y lugares públicos se sientan amenazadores, como si fuéramos forasteros y un derecho se nos hubiese arrebatado.

Y es verdad.

Reclamar un espacio es un acto radical en un sistema y mundo social que intenta silenciar a los sobrevivientes, sus familias y amigos, mientras crea ideales apologistas que habilitan o vuelven invisible la cultura de la violación.

No podemos garantizar que este espacio siempre sera “Seguro” pero podemos garantizar que sera reflexivo, abierto, honesto y listo para combatir los mitos y la cultura de la violación que persisten en este mundo. No sanara completamente y definitivamente no es una solución para la violencia sexual pero, es un paso hacia adelante.

Este es nuestro espacio para educar, para sentir y para expresarnos. Idóneamente un día este espacio no existirá más por que la violencia sexual no sera mas que un recuerdo, uno al que se mire con asco y sea usado como ejemplo de cómo no se debe tratar a las personas. Desafortunadamente esto todavía no es una realidad.

Hasta que nosotros abogados y miembros de la comunidad que estamos contra la violencia tengamos éxito en esta misión, continuaremos luchando contra la opresión, marginalización y desempoderamiento de los sobrevivientes hasta que se le garantice a todas las personas el derecho básico de vivir sus vidas libres de la amenaza de violencia sexual. Este blog es un paso hacia el futuro– un espacio que esperamos todos los sobrevivientes, sus aliados, y miembros de la comunidad pueden disfrutar y considerar como propio.